Tipos de suelos en una reforma integral

Tipos de suelos en una reforma integral 1

Los Tipos de Suelos a elegir en una reforma integral depende básicamente de lo que el cliente ya tiene en mente. Hay personas que ya lo tienen claro antes de iniciar la reforma y otras que se dejan aconsejar o que lo decide en el momento de combinar los diferentes materiales y colores que intervienen en el estilo que le queremos dar a la reforma integral.

Los mejores suelos para casa son aquellos que mejor se adaptan a las necesidades de cada cliente. Por ejemplo, no existe el mismo criterio cuando el piso es para alquilar que cuando el piso es para uno mismo. En pisos para alquilar es mejor optar por un suelo resistente a la vez que estéticamente bonito como son las cerámicas, o también, el ahora muy popular “parquet laminado” sintético (parquet que imita las formas y las texturas de la madera, pero que están formados por una base de DM -mezcla de virutas de madera, colas y otros componentes- y la parte superior de un material plástico más o menos resistente).

El criterio a la hora de escoger el color del suelo es muy similar al mencionado en el primer párrafo de este artículo. Puede ser un tema de gustos o por combinación con otros elementos de la reforma integral.

Clasificaciones de tipos de suelo hay muchas. Nosotros los clasificamos en función del proceso de obtención, de los recursos que necesita y de su huella de carbono por el proceso de fabricación

Tipos de Suelos Naturales

Los suelos naturales son aquellos que se “extraen” de la naturaleza, de manera más o menos controlada:

  • Las piedras naturales como el mármol, el granito, areniscas, pizarras,etc..
  • Suelo de parquet o suelo de madera, corcho, linóleo, esparto, etc.
  • Suelo tarima flotante o suelo flotante (de madera sobre una base más o menos flexible)

Tipos de Suelos Naturales “elaborados”

Suelos Cerámicos

Estos suelos están compuestos en su mayoría por materiales naturales -diferentes tipos de arcillas- y otros componentes, y un proceso de fabricación con más o menos recursos energéticos:

  • Suelo cerámico natural (terracota)
  • Suelo de cerámica esmaltada
  • Suelo de gres
  • Suelo de gres porcelánico
  • Suelo porcelánico de última generación (piedra sinterizada)

Este último se obtiene de materiales naturales, y además, utiliza en su fabricación vidrio reciclado.

Tipos de Suelos “Fabricados”

Son pavimentos que se obtienen mediante todo un proceso de fabricación, con más o menos cantidad de recursos energéticos:

  • Mosaico hidráulico (cemento, grava, arena, colorantes…)
  • Terrazo prefabricado (conglomerados de piedra: piedras, cemento y colorantes)
  • Terrazo en contínuo (hecho “in situ”, en la misma obra)
  • Piedra artificial (mortero u hormigón de alta compactación, gravas, arena, colorantes, resinas…)
  • Suelo vinílico
  • Suelos de goma
  • Suelos textiles (moquetas)
  • Suelos metálicos

Tipos de Suelos de capa fina

Se les conoce como “acabados de suelos” porque es la capa o capas que se colocan encima de una base (solera). Estos suelos se aplican en capas finas y en continuo (no tiene juntas), y algunos son actualmente muy populares:

  • Suelo microcemento
  • Suelos monocapa de cementos
  • Suelos monocapa de cementos y resina
  • Suelos multicapa, muy utilizados en el sector industrial
  • Pinturas de acabado con más o menos prestaciones, muy utilizadas en el sector industrial

Todos los suelos pueden ser interesantes en función de la combinación con otros elementos de la reforma integral y el diseño del interior.

El mejor tipo de suelo a colocar en una reforma integral es aquel que cumple con los 3 requisitos imprescindibles: utilidad, belleza y durabilidad.

A la hora de escoger un suelo más barato no sólo hay que tener en cuenta el material. También es muy importante la mano de obra que se necesita para colocarlo. El suelo más barato actualmente, y que ofrece unas prestaciones aceptables, es el parquet laminado sintético que además es muy sencillo de colocar.

Un suelo que también es muy interesante es el suelo cerámico o de gres ya que cumple bastante bien los 3 requisitos esenciales. Para que no resulte costoso (material más mano de obra) hay que ir a buscar formatos de tipo medio (50×50 cm, 60×60, 30×60, etc).

Los suelos de microcemento son extraordinariamente bonitos pero son costosos (que no caros) porque el material y la mano de obra han de ser muy exigidos. Una pega que tiene este tipo de suelos es que no permite hacer arreglos puntuales o repasos, y sobre todo, requieren una buena base (solera). Son aptos para revestir cualquier tipo de superficie consolidada tanto en suelos como en paredes, y puede ser perfectamente impermeable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *