QUÉ SIGNIFICA UNA REFORMA PASSIVHAUS EN BARCELONA

El concepto de reforma Passivhaus en Barcelona cada vez se está extendiendo más entre las personas interesadas en las reformas integrales. En Barcelona la aplicación de los criterios Passivhaus no son tan estrictos como en otros lugares más hacia el centro-norte de Europa.

El estándar Passivhaus consiste en realizar un diseño de unas soluciones constructivas en función del clima exterior de la zona, de manera que no se supere un consumo energético anual de 15 kW/m2 tanto en calefacción como en refrigeración, ni 120 kW/m2 y año de consumo total de energía primaria, incluyendo el agua caliente sanitaria y otros consumos eléctricos.

Los principios básicos del Passivhaus son:

  • Un aislamiento térmico de toda la envolvente del edificio (las paredes, suelos y techos que nos separan del exterior)
  • Eliminación de los puentes térmicos (toda aquella parte de la envolvente que no tiene el aislamiento térmico necesario)
  • La hermeticidad de la vivienda o lo que es lo mismo la estanqueidad al aire (controlar las juntas y los resquicios por donde pueden haber filtraciones del ambiente exterior o escapes de energía térmica del interior hacia el exterior)

Estos tres aspectos favorecen que haya una reducción del consumo energético

  • La ventilación interior mediante la recuperación de calor (esto requiere un sistema mecánico de ventilación mediante extractores, con renovaciones temporales del aire interior). Se recupera el calor latente interior para reaprovecharlo, previamente filtrado, como energía térmica.

No es un purificador de aire. Para ello se debe tener un sistema simultáneo de purificación del aire interior con una serie de filtros especiales, o que forme parte del propio sistema de ventilación interior

  • Los cerramientos exteriores (balconeras y ventanas) con rotura de puente térmico (ver punto 2), vidrios aislantes, y, a poder ser, de control solar por el exterior y bajo emisivo por el interior con gás argón en la cámara de aire. Son ventanas y puertas de altas prestaciones
  • Aprovechar al máximo las horas de sol en invierno y tamizar le sol del verano mediante protecciones como toldos, persianas, o cualquier elemento que evite la entrada directa del sol en verano. También aprovechar al máximo el calor interior para mejorar la eficiencia energética

Es más fácil aplicar estos principios en las casas pasivas unifamiliares aisladas que en los pisos en edificios existentes. Un piso pasivo es difícil de conseguir en un edificio existente porque lo ideal es mejorar el aislamiento térmico por el exterior, y no siempre es posible, ya sea por la tipología de la fachada o por falta de acuerdo de la comunidad de propietarios.

Sí que se puede actuar por el interior de los pisos pero perdiendo superficie útil.

Realmente vale la pena una reforma passivhaus porque se mejora en eficiencia energética y en calidad del aire interior.

Actualmente la domótica y las aplicaciones de móvil nos facilitan mucho la gestión de las máquinas y equipos que tenemos en casa, sin que tengamos que estar pendientes de ellos a cada momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *