LOS 10 CONSEJOS A TENER EN CUENTA ANTES DE HACER UNA REFORMA INTEGRAL

Para reformar una vivienda, sea parcialmente o en su totalidad, es necesario tener en cuenta una serie de recomendaciones:

  1. Tener claras las necesidades que tendréis en la vivienda a reformar (personas unidad familiar, número de habitaciones necesarias, número de baños, número y ubicación de enchufes, interruptores, reguladores de luminosidad, puntos de luz, ubicación del router, etc., necesidad de espacios versátiles, espacios multifuncionales, etc…). 

Un ejemplo claro de ello es la agrupación en un solo espacio de la cocina, el salón y el comedor. Trabajar con elementos separadores “movibles” como mamparas correderas, tabiques móviles, separar con panel japonés, celosías orientables, etc. 

Otro ejemplo claro es la aparición dentro de la vivienda de una zona para trabajar, a poder ser que no interfiera con otros usos no compatibles.

  1. Empezar las obras sabiendo ya los acabados a colocar (trabajados conjuntamente con la empresa de reformas). 

De esta manera la obra “fluye” y se cumplen los plazos de entrega. Antes del inicio de las obras es muy importante tener más o menos claros los elementos que queremos incorporar a la reforma: sanitarios, griferías, cocina, encimera, electrodomésticos, pavimentos, etc., con el asesoramiento de la empresa si es necesario.

  1. Trabajar, si es necesario, con imágenes virtuales de los espacios a reformar. 

Siempre que el cliente no es capaz de visualizar tal como quedará la reforma, podemos realizar imágenes en 3D para hacerse una idea de los espacios, los acabados, los colores, la iluminación, etc…

  1. Trabajar siempre con un presupuesto cerrado y prever un porcentaje del coste de la reforma para imprevistos de entre un 5-10%.

En algunas obras surgen, a veces, imprevistos debidos a cosas que se “presuponen” en un presupuesto cerrado y que luego al descubrir lo que estaba oculto nos llevamos alguna sorpresa. Por ejemplo: en pisos antiguos al derribar el falso techo resulta que hay algunas vigas que están en mal estado y que hay que reparar (en este caso el coste es compartido con el resto de la comunidad de propietarios). Otro aspecto que puede representar una desviación del presupuesto inicial es el cambio de las calidades, por parte del cliente. Es decir, si se ha presupuestado una cerámica y luego el cliente finalmente se decide por un parquet de madera más caro que la cerámica. 

  1. Reutilizar en lo posible materiales existentes en la vivienda a reformar,  y utilizar materiales reciclables a ser posible. 

Por ejemplo: puertas de madera antiguas recuperadas con manetas nuevas de la época,  puertas practicables convertidas en mesas o puertas correderas, porticones de madera convertidos en estantes, etc.

  1. Invertir en la envolvente (fachadas), ventanas y en instalaciones de alta eficiencia de climatización, producción de agua caliente e iluminación.

Buena parte de la energía que consumimos en climatización se “escapa” a través de la fachada (por no tener aislante térmico) y de las ventanas. Un equipo de producción de agua caliente poco eficiente también penalizará nuestro consumo, al igual que una mala instalación de iluminación, a pesar de que las luces led han mejorado mucho el consumo.

  1. Diseñar  una buena instalación eléctrica, de fontanería, y una buena red de desagües (a poder ser con registro para su limpieza y mantenimiento)

Una correcta instalación eléctrica permite que no hayan pérdidas innecesarias de electricidad y que disminuyan las ondas electromagnéticas que se pueden acumular en nuestra casa. Un buen diseño de los desagües de la vivienda permitirán una buena evacuación del agua y un buen mantenimiento de los mismos.

  1. Intentar aplicar siempre criterios de los 3 conceptos “bio”: bioconstrucción, biohabitable y bioclimático. 

 La utilización de materiales sostenibles, el uso de productos naturales, una buena calidad del aire interior con la incorporación de plantas de interior y una buena ventilación, y el uso de equipos de alta eficiencia energética son prácticas que ya deben estar normalizadas a la hora de realizar una reforma

  1. Instalar placas solares fotovoltaicas en una vivienda unifamilar o promover e impulsar la posibilidad de instalarlas en la comunidad de propietarios.

Ya no hay ninguna duda de que el autoconsumo o las microgrids son el futuro de la generación eléctrica sostenible y económica. A pesar de que la inversión (que no el gasto) suele ser costosa, la durabilidad de los equipos que se colocan actualmente siguen haciendo rentable dichas instalaciones.

  1. Minimalismo: deshacerse de todo aquello que no sea útil o bello estéticamente, crear espacios ordenados, evitar stress visual, etc…

Tenemos que aprender a deshacernos de todo aquello que no cumpla con la frase anterior. El desorden, la acumulación de objetos inútiles que se produce en el lugar donde habitamos genera un estrés visual que altera nuestro bienestar en casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *